lunes, 6 de octubre de 2008

EL CEREBRO Y SUS ENFERMEDADES



Las enfermedades del cerebro mas comunes que se tratan en el area de neurocirugia, se pueden dividir en cinco grandes grupos: Vascular, Tumoral, Infeccioso, Degenerativo yTraumatico. En ocasiones, hay combinaciones de estos grupos en una sola manifestacion clinica. En los siguientes apartados se ampliaran las caracteristicas y ejemplos de cada uno de ellos.


ENFERMEDADES INFECCIOSAS.
Diversas infecciones pueden atacar el cerebro. En nuestro país la más frecuente es la neurocisticercosis cerebral, conocida como la enfermedad de parásito del cerdo. A pesar de su nombre, no se produce directamente por la ingesta de carne de cerdo, sino mas bien, por contaminación de los alimentos con heces de una persona que tiene teniasis intestinal. Los síntomas de este problema son dolor de cabeza, convulsiones, trastornos de la vista, deterioro del estado de conciencia, etc. Las complicaciones más temidas son la infestación masiva y la obstrucción del sistema ventricular, conocida como hidrocefalia. El tratamiento de la cisticercosis consiste en antiparasitarios, esteroides, anticonvulsivantes y en ocasiones procedimientos quirúrgicos.

Otros tipos de enfermedades infecciosas del cerebro que vemos en nuestro país son: tuberculosis cerebral, meningitis con encefalitis, toxoplasmosis, criptococosis, abscesos cerebrales, etc.. La figura de la izquierda muestra un absceso cerebral temporal izquierdo.


ENFERMEDADES DEGENERATIVAS.
En este grupo de patologías se encuentran trastornos de movimiento como la Enfermedad de Parkinson, enfermedades desmielinizantes como la esclerosis multiple y trastornos de la memoria como la enfermedad de Alzheimer. Son enfermedades progresivas, discapacitantes, crónicas, que necesitan tratamiento de soporte a largo plazo. La mayoría de estas enfermedades son vistas por Neurología. El rol de la neurocirugía se limita a biopsias, colocacion de neuromoduladores, manejo del dolor, etc. La figura de la izquierda muestra cierto grado de dilatacion ventricular, hallazgo frecuente en estas patologias.


ENFERMEDADES TUMORALES.
Los tumores cerebrales se caracterizan por el crecimiento anormal de tejido dentro o adyacente al tejido cerebral normal, lo cual produce sintomas derivados de la presion aumentada en el craneo, o la compresion y destruccion de los tejidos cerebrales normales. Debido a su localizacion, todos los tumores cerebrales se consideran malignos, aunque, dependiendo de sus caracteristicas microscopicas y su agresividad, hay algunos que pueden ser curables por medio de extirpacion quirurgica, como por ejemplo los meningiomas y los adenomas de hipofisis; otros pueden ser controlados en su crecimiento por largo tiempo como los oligodendrogliomas y los craniofaringiomas. En cambio hay otros como el glioblastoma multiforme, que es resistente a todo tipo de terapia, y por lo general se asocia a pocos meses de sobrevida luego del diagnostico.



Dentro de los metodos de diagnostico para estas enfermedades se encuentran el TAC cerebral y la resonancia magnetica nuclear, que nos dan datos de imagen acerca de tamano, localizacion, relacion con estructuras normales, velocidad de crecimiento, etc.



Las herramientas de tratamiento de estos tumores incluyen cirugia, quimioterapia, radiacion en forma de radiocirugia, radioterapia, braquiterapia (radiacion local desde adentro de la lesion), y nuevas tecnicas que influyen sobre la capacidad de los tumores de crear nuevos vasos sanguineos que nos nutran. tambien se esta experimentando en la genetica de los tumores para alterar estos patrones de crecimiento.

La figura de la izquierda muestra un tumor infiltrante del hemisferio cerebral derecho consistente con un glioblastoma multiforme.


TRAUMA CRANEOENCEFALICO
El trauma de cráneo es la segunda causa de consulta y es la primera causa de muerte en nuestros hospitales. Las causas mas frecuentes de este tipo de trauma son: accidentes de tránsito, caídas de árboles o techos, golpes directos (violencia) y heridas por armas de fuego. El edema cerebral, es decir, la inflamación del cerebro lleva a aumento de la presión dentro del cráneo, lo que produce la muerte progresiva del mismo cerebro. Además se pueden producir hemorragias internas, las cuales, dependiendo del sitio específico en que se localicen se denominan hematomas epidural, subdural o intraparenquimatoso. El diagnóstico de estas complicaciones se hace principalmente con el TAC cerebral. El tratamiento consiste en medicamentos antiedematosos, anticonvulsivantes, oxígeno, soporte ventilatorio, soporte nutricional, etc. En ocasiones es necesario drenar los hematomas. Anteriormente se utilizaban mucho los esteroides para tratar este trauma, pero la evidencia en los estudios clínicos ha demostrado que no son útiles, y que al contrario, pueden producir más daño que beneficio. La figura de la izquierda muestra la presencia de múltiples contusiones cerebrales producto de trauma.


Enfermedades Vasculares

--------------------------------------------------------------------------------
Las enfermedades vasculares cerebrales son aquellas que se dan como consecuencia de anomalías en las arterias o las venas del cerebro, o cuando el cerebro es el órgano afectado de enfermedades generales como diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto, etc. Por lo general estas afecciones son conocidas popularmente como derrame cerebral, sin embargo, es un grupo variado de problemas con causas, severidad, pronósticos y tratamientos diferentes. En esta categoría se encuentran patologías como el accidente cerebrovascular hemorragico, el accidente cerebrovascular isquémico, la hemorragia subaracnoidea, los aneurismas, las malformaciones arteriovenosas, etc. Todas estos eventos tienen en común que son eventos de gran severidad y que las consecuencias neurológicas del retraso en el diagnóstico y el tratamiento pueden ser hasta fatales. Dentro de los métodos de diagnóstico que se utilizan en estas patologías estan: el TAC, la resonancia magnética, la angiografía cerebral, que es el metodo que nos da más datos en estos casos, y otros. El tratamiento de estos problemas depende de cada caso, aunque últimamente la mayoria de estos casos puede ser diagnosticado y tratado a través de la terapia endovascular. La figura de la izquierda muestra una hemorragia intraparenquimatosa.

Hacer ejercicio retarda efectos de la vejez cerebral:

Ejercitarse rejuvenece y provoca la regeneración de neuronas, gracias a que retarda los efectos de la vejez en el cerebro y en todo el organismo

la edad genera un declive que se observa en la pérdida de la corteza prefrontal, parte del encéfalo que tarda más en desarrollarse -hasta la adolescencia-, pero que es la primera en desaparecer en la senectud. Este lugar es donde se toman las decisiones.
Con su práctica se forman redes neuronales, en el lóbulo frontal y en la corteza anterior del cíngulo, ambos relacionados con la toma de decisiones. Además aumenta las conexiones con el lóbulo temporal, donde se almacena la memoria con otras zonas de vinculación.

Este paso se agrupa con procesos de estimulación y evocación, se óptimizan las habilidades para evaluar conflictos y prestar atención, primer paso para aprender.

También refuerza lo que se conoce como procesamiento cognitivo y el factor neurotrófico asociado a la memoria de largo plazo, el crecimiento y la sobrevida de las neuronas.Por años se han estudiado los beneficios del ejercicio. Se sabe que ayuda a la circulación sanguínea, porque al contraer los músculos se da masaje a las arterias y también provoca que la sangre transite con menos carga hasta el corazón.

Asimismo, se sabe que las contracciones suaves estimulan los huesos y evitan la pérdida de material óseo. Por ello, se recomienda a personas mayores de cuarenta años acompañado de la prácticas de pesas.

estudios aplicados a personas mayores de 55 años, comprobaron que aquellas susceptibles a contraer Alzheimer retardan por años su aparición y, para aquellos que ya la padecen, mejoran de manera importante.
Con tan sólo 30 minutos al día de ejercicio aeróbico, como caminar, nadar, andar en bicicleta o correr se logra mantenerse joven y alegre, porque esta actividad libera serotonina, sustancia que se pierde en estados de depresión. la edad no sólo se ve reflejada en una piel tersa, también se observa en la actitud y en la manera de pensar.
La vitamina B12, un nutriente que se encuentra en la carne, el pescado y la leche, puede ser beneficiosa para evitar la pérdida de densidad cerebral en los ancianos.
Para llegar a estas conclusiones los investigadores sometieron a un grupo de ancianos test de memoria y exámenes físicos.


Para llegar a estas conclusiones, los investigadores contaron con un total de 107 personas de entre 61 y 87 años a quienes se les realizaron escáneres cerebrales, tests de memoria, exámenes físicos y análisis para medir el nivel de vitamina B12 en la sangre.

Cinco años más tarde, los ancianos seleccionados volvieron a pasar las mismas pruebas y, a pesar de que ninguno de ellos presentaron deficiencia de esta vitamina, se comprobó que la gente con niveles más bajos tenía seis veces más posibilidades de experimentar un encogimiento cerebral.

Según explicó una de las autoras del estudio, Anna Vogiatzoglou, estos datos demuestran que "simplemente comiendo carne, pescado, cereales o leche -ricos en vitamina B12- se puede salvar algo de nuestra memoria" en estas edades a pesar de que, aún así, "haya otros factores que afectan a la salud cerebral que no se pueden controlar".

Sin embargo, la investigadora advirtió de que en este estudio no se ha especificado si esta vitamina provoca el mismo efecto en la densidad cerebral cuando procede de suplementos vitamínicos ya que, en este caso, se podrían recomendar a partir de una edad determinada para complementar los nutrientes propios de cada dieta.




www.Tu.tv